close

arte románico catalán

BlogLas evocaciones

Por Barcelona…

Me disponía a escribir las habituales Confesiones de este blog, cuando me entero del atentado terrorista en las Ramblas de Barcelona. El horror y la muerte se apoderan una vez más de una ciudad entrañable y cercana, una ciudad que hace apenas unas semanas recorríamos en nuestro viaje cultural “España 2017”.

Me disponía a escribir sobre nuestras experiencias en Madrid, pero ante lo sucedido decidí dedicar estas palabras a Barcelona y a su gente, especialmente a una catalana generosa con sus conocimientos y dotada de un gran don de gentes. Se llama Irma* y como ella sabe que nuestros asuntos son el arte y la cultura, quiero hoy desde aquí dedicarle estas palabras que solo buscan evocar aquellos valores que hacen y seguirán haciendo grande a esta ciudad única.

berenguer
Estatua de Ramón de Berenguer III, Conde de Barcelona ubicada junto a la Via Laietana y los restos de la antigua muralla.

Porque Barcelona lleva en la sangre la rebeldía y el coraje para resistir y su historia no deja mentir. Resistieron en el siglo el siglo IX a las desvastadoras incursiones de Almanzor liderados por Wifredo El Velloso, y así renacieron en los tiempos de Ramón de Berenguer –y todos los berengueres y jaimes que le siguieron-, hasta volverse una potencia comercial y liberar toda Cataluña en el siglo XII del dominio musulmán.

murales
Salas del Museo Nacional de Arte de Cataluña en las que se exhiben la pintura mural del románico catalán

Basta darse una vuelta por el Museo Nacional de Arte de Cataluña, para ver las huellas de esa resistencia en las fantásticas pinturas murales del románico catalán; ábsides, frontales y tallas, que presidieron las pequeñas iglesias del Valle del Boí. Basta pensar en el maravilloso gótico catalán que puebla las iglesias de Barcelona como Santa María del Mar, Santa María del Pi y por supuesto, el Seu, su catedral, ejemplos de la originalidad, independencia y singularidad que distingue a la cultura catalana.

santa maria del mar
Nave central de Santa María del Mar, siglo XIV, Barcelona.

Porque Barcelona resistió en el siglo XVII y XVIII cuando no aceptaron ser gobernados por el candidato francés al trono y padecieron lo indecible durante la Guerra de Sucesión y más aún después, cuando pagaron cara la osadía y Felipe V el primer Borbón tomó su revancha. Basta recordar que el célebre y parisino Parque de la Ciudadela con sus hermosas fuentes y avenidas ajardinadas fue hasta el siglo XIX el símbolo del oprobio, ya que Felipe V erigió allí una ciudadela para controlar a los indóciles catalanes que tanto se le habían resistido.

pabellon
Maqueta del pabellón español en la Exposición de París, obra de José Luis Sert

Y llegó el siglo XX y continuaron resistiendo durante los años aciagos de la Guerra Civil. Basta recordar que este año de 2017 se conmemoran los 80 años de Guernica y de aquel mítico pabellón español en la Exposición Universal de París, obra de otro gran catalán, José Luis Sert.

montserrat
La Montserrat, Julio González, 1937. Museo Stedelijk, Amsterdam

Más no solo estaban Sert y Picasso, había más obras de artistas catalanes en aquel pabellón; estaba Joan Miró con su Payés catalán y estaba Julio González con su Montserrat, esa mujer que con la cabeza cubierta por el pañuelo de payesa y su hijo en brazos se planta firme, decidida, heroica. La misma actitud, que seguramente y una vez más, tendrá Barcelona ante la adversidad y el dolor.

 

*Para Irma nuestra guía catalana, todo el cariño uruguayo en estos difíciles momentos.

 

leer artículo
BlogLas emociones

Una cita con los secretos de España

A España se la siente cercana, conocida, como propia; en ella se hunden nuestras raíces históricas, porque a ella pertenecimos y de ella nos independizamos, en ella vive nuestra matriz cultural, porque de ella es la comida que comemos, la lengua que hablamos y las palabras que escribimos. A España se la siente entrañable, porque en ella vibra el origen, ese germen familiar que en un incesante ir y venir que aún perdura, forjó lo que fuimos y continúa forjando lo que somos.

claustro gerona
Claustro de la Catedral de Gerona, siglo XII

Y así de tan cercana y propia, de tan sabida y transitada, España da la sensación de no tener secretos, de no esconder sorpresas y sin embargo, los cuarenta uruguayos que acabamos de regresar de ella, sabemos que España nos regaló cada día una cita con el asombro. Emociones que nos hicieron palpitar en la inmensidad de sus catedrales, en el recogimiento de sus claustros, en la presencia vívida de sus reyes que duros e inflexibles, la cincelaron con el mazo de la convicción y de la fe -para bien y para mal-.

museo
Salas del Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona.

Hubo momentos excepcionales, como cuando una mañana brillante de luz con Barcelona desplegándose a nuestros pies desde la cima del Montjuic, vivimos la experiencia de las insondables riquezas que las pequeñas iglesias románicas del Valle del Bohí escondieron durante siglos y que hoy se exhiben en el Museo Nacional de Arte Cataluña.

abside
Todo el grupo frente al ábside de Sant Clement de Tahull, siglo XII. Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona.

Entramos al museo con la algarabía propia de una mañana de sol, más como si de un encantamiento se tratara, nuestras voces se fueron acallando a medida de que iban apareciendo ante nuestros ojos, aquellas pinturas murales que llegaban a nosotros desde los aciagos siglos XII y XIII. Tiempos en los que España era musulmana, salvo la pequeña franja norte que resistiendo el embate y la dominación, terminó legándole a Cataluña la mayor colección de arte románico del mundo.

cristo ok
Detalle del Cristo Pantocrator de Sant Clement de Tahull, siglo XII.

El Cristo Pantocrator de Sant Clement de Tahull nos miró desde lo alto del ábside con toda su majestuosa autoridad, envuelto en su geométrica mandorla con su ropaje de innumerables pliegues y prístinos colores, era la viva imagen de la resistencia espiritual y cultural de aquellas tierras pirineicas.

agnus
Agnus Dei y Dextera Domini de los arcos del ábside de Santa María de Tahull, siglo XII.

La Virgen con el Niño, madre protectora, el Agnus dei (Cordero de Dios), símbolo del sacrificio y la redención, la Dextera Domini (Mano de Dios), símbolo de la intercesión divina en favor de los hombres, todas y cada una de las iconografías se iban sucediendo con toda su carga bizantina, con toda su influencia mozárabe, con la línea clara y lumínica de los beatos iluminados.

cristo y abside
Con una museografía perfecta, las pinturas murales se acompañan de frontales y esculturas que contextualizan el clima de las pequeñas iglesias pirineicas del siglo XII y XIII

Lentamente fuimos saliendo del encantamiento, el silencio fue sustituido por el bullicio de la pujante Barcelona que seguía vibrando a nuestros pies, pero nosotros ya no éramos los mismos. Por unas horas, la magia del arte nos había transportado a otro tiempo y a otro espacio, a uno de esos tantos secretos que España guarda en celoso y español silencio.

 

 

*Las fotografías que ilustran esta crónica de viaje, fueron tomadas por los viajeros durante nuestra reciente aventura. Gracias a todos por su talento y generosidad.

 

 

 

 

 

leer artículo