close

civilización

BlogLas evocaciones

Civilización o barbarie

En tiempos aciagos o especialmente duros, el arte  funciona como un maravilloso refugio para el alma,  algo así, como un extraño lugar en el que se recibe calor y el espíritu se aliviana. Y porque creo que el arte no es superfluo y mucho menos aún para unos pocos ilustrados, quiero evocar hoy, uno de esos momentos en que el arte como hijo de la civilización consiguió vencer a la barbarie. Quiero contarles la historia, de como un puñado de gente salvó los vitrales de la Catedral de Chartres.

Durante la II Guerra Mundial, el arte estuvo en guerra igual que el resto de aquella humanidad sumida en el horror y la barbarie. Así lo saquearon, lo robaron, lo explotaron, lo convirtieron en rehén de intereses y ambiciones y también lo destruyeron. Pero a la vez el arte cumplió con su llamado existencial y ayudó a muchos a mantenerse firmes y resistir. Porque si unos lo robaban, otros lo protegían, sintiendo que con ello cumplían con un deber moral que honraba la cultura y la civilización de la que se sentían responsables y partícipes.

Rosetón Norte dedicado a Santa Ana y la Virgen
Rosetón Norte dedicado a Santa Ana y la Virgen

La catedral de Notre Dame de Chartres, es uno de los prodigios del Arte Occidental, es una gran cantera artística, que desde siglo XIII hasta el día de hoy nos ilumina, o al decir poético de Virginia Wolf es “un esqueleto de ojos rojos y azules, brillando como una joya ardiente. La joya del mundo civilizado”.

Pero en 1939 esa joya estaba en peligro y no la dejaron abandonada a su suerte. Lo sorprendente es que no solo salieron al rescate especialistas y entendidos, sino los simples ciudadanos, aquellos que sentían que cada vidrio de color de esos espectaculares rosetones, que cada imagen que había llegado del pasado era parte de ellos mismos. Y por más que ninguno poseía en propiedad ni siquiera de un pequeño trozo de vidrio, todos entendieron que esos vitrales eran su herencia, aquello que con orgullo debían proteger para legarlo a su gente, al mundo y al futuro.

Así fue como se puso en marcha, una de las operaciones de salvaguarda artística más emocionante y emotiva de la Historia del Arte. Un plan complejo y tan peligroso como arriesgado, que consiguió la proeza de desmontar 3.000 metros cuadrados de vitrales en tiempo record. Entre el 26 de agosto y el 6 de setiembre del año de 1939, un grupo de más de 350 voluntarios dirigidos por Jean Trouvelot, Arquitecto en Jefe de los Monumentos Históricos de Francia, se subieron a lo más alto de las paredes de la catedral y desmontaron, descendieron, embalaron y guardaron todas aquel maravilloso pasado medieval.

Se montaron decenas de andamios, se crearon aparejos improvisados, se adaptaron grúas y montacargas, cuadrillas de obreros produjeron ingentes cantidades de material para sellar las juntaras y se construyeron 1.060 cajas de madera cubiertas de polvo de corcho para proteger su delicado contenido. Cuando la tarea terminó se guardó todo en la cripta de la iglesia y la ciudad entera celebró el éxito de la empresa. Pero lamentablemente el peligro no había terminado.

La debacle del ejército francés en junio de 1940, llevó a los alemanes a las puertas de París y nuevamente se cernía el peligro sobre los vitrales. El Prefecto de Eure-et Loir, que era nada menos que el mítico líder de la resistencia francesa, el gran Jean Moulin, consiguió que se les hiciera lugar en una cantera subterránea en Périgord. Se organizó así, un minucioso plan que implicó conseguir camiones y el precioso combustible para desplazar los centenares de cajas hasta las líneas férreas desde donde partirían a Périgord.

Interior cubierto de nieve, noviembre de 1945
Interior cubierto de nieve, noviembre de 1945

La guerra terminó y la catedral estaba invadida por la nieve que se colaba por todos sus vanos. Pero en ese frío noviembre de 1945, la ciudad vio como sus calles se vieron invadidas por un gran convoy de camiones que custodiado por gendarmes regresaban a la catedral 65 toneladas de vitrales. Para diciembre, todos estaban de nuevo en su hogar y lentamente fueron volviendo a los vanos de la iglesia, para que nuevamente iluminaran con sus brillantes rojos y azules, el interior de una de las más hermosas catedrales del mundo. La civilización le había ganado la batalla a la barbarie.

leer artículo