close

dimensión

BlogLas evocaciones

La relatividad que cambió el arte

Hace 100 años, un hombre cambió para siempre nuestra manera de entender y percibir la realidad. Fue un 25 de noviembre de 1915, cuando un científico de cabellera enmarañada le dijo a la Academia de Ciencias de Prusia, que el espacio está indisolublemente asociado al tiempo y que éste depende de la materia-energía que contiene. Dijo, que como ésta cambia de estado y de lugar, el espacio-tiempo no puede ser absoluto sino curvo y dinámico. No es fácil de entender, obviamente porque no lo es, pero la definición del físico John Wheeler ayuda, “el espacio le dice a la materia como moverse y la materia le dice al espacio como curvarse”.

Era tan solo una idea, una teoría que complementaba otra que había propuesto diez años antes, en 1905, cuando dijo que la velocidad de la luz es inmutable, constante e independiente del movimiento del observador y por ello a excepción de la luz todo es relativo, el tiempo, la distancia y la masa. Pero esas dos ideas juntas, lo cambiaron todo.

 

Fue por estas dos teorías -la de la Relatividad General (1915) y la de la Relatividad Específica (1905)– que entre entre 1905 y 1915, Albert Einstein quebró el orden que daba certeza al mundo, al menos desde que en 1687 Isaac Newton había dictado sus leyes. Y al hacerlo, cambió el curso del pensamiento occidental, porque sus ideas modificaron el sentido de la realidad como nunca otra formulación científica lo había hecho.

No es casual que se fije el nacimiento del arte de vanguardia en 1905 y que a lo largo de las décadas siguientes la avalancha de “ismos” destruyera la figuración tridimensional en la pintura. El punto único y privilegiado para observar una ilusión perfecta de la realidad, que desde el Renacimiento en adelante era el modo de ver el mundo, ya no tenía sentido. La realidad total y quieta había volado por los aires.

las-senoritas-de-avignon
Señoritas de Avignon, Pablo Picasso, 1907. Moma, Nueva York

En 1907 Pablo Picasso pintó las Señoritas de Avignon, el primer cuadro de la historia que distorsiona la forma en el espacio y plantea múltiples puntos de vista. ¿Será porque ya no es posible concebir un observador absoluto? Picasso lo negó cuando se lo preguntaron y sin embargo, allí están sus Señoritas y ellas -diga lo que diga Picasso-, acabaron con la perspectiva central como sistema de referencia.

the-persistence-of-memory-1931
La persistencia de la memoria, Salvador Dalí, 1931. Moma, Nueva York

Hubo otro español tan famoso como Picasso, pero que a diferencia de él se declaró fanático de la ciencia y se enorgullecía de la influencia que ésta provocaba en su pintura. Era Salvador Dalí y su fascinante Persistencia de la memoria, con sus relojes blandos sobre la arena es lo más parecido a la relatividad hecha pintura. Un verdadero manifiesto del tiempo consumido, porque éste ya le dijo a la materia como volverse viscosa, blanda, como curvarse en esa cuarta dimensión temporal, en la que el minutero va más lento o más rápido según el movimiento. El tiempo se dilata, porque en el mundo de Dalí -igual que en el de Einstein-, la realidad no puede reducirse a un flujo temporal unitario.

el-tiempo-atravesadotime-transfixed-1939
El tiempo atravesado, René Magritte, 1939. Museo Magritte, Bruselas

Por supuesto que hay muchos más; está René Magritte con sus conflictos espacio-tiempo, está M.C Escher con sus dimensiones simultáneas y no olvidemos la música de Schoenberg, los cuentos de Ray Bradbury y el cine; desde Chartlon Heston en el Planeta de los simios (Fralkin Schaffner, 1968) diciendo “llevamos 18 meses en el profundo espacio…mientras que la tierra ha envejecido 2.600 años”, a la reciente Interestelar (2014) de Christopher Nolan, con sus agujeros negros y sus otros mundos probables y posibles.

einstein riendo

 Hace 100 años, nació todo un universo artístico paralelo cuando ese hombre de melena desmadejada habló. Un universo que solo puede seguir enriqueciéndose porque los científicos y los artistas son en igual medida, los únicos seres capaces de ver en el mundo lo que los demás no podemos…porque solo en el mundo de un artista y en el de un científico, seis menos tres puede ser seis.

 

 

 

 

 

leer artículo
BlogLas revelaciones

Lo que me contó el espejo

Venus del espejo, Diego Velásquez, c. 1647-1651.
National Gallery, Londres

 

No se que les pasa a uds, pero a mí el espejo me puede. Me levanto de mañana y la primera palabra que pronuncio es para él. Me visto para empezar el día y de nuevo converso con él, es más, me subo al ascensor  y sigo hablando con él. Sí, ya sé que en realidad, estoy hablando conmigo misma a través del reflejo que el espejo materializa, no voy a negar lo obvio. Pero aunque el espejo nos enfrente a nuestra conciencia del ser, a mi me gusta imaginarlo como otro, como un ser distinto, por más que sepa que soy yo preguntándome y respondiéndome.

Como ficción es bárbara, el punto es que es mejor aún cuando se vuelve realidad. ¿Cómo? No es difícil, pues si se te da bien esto de hablarle al espejo, podés también hablar con los espejos de otros, como por ejemplo, con los que han pintado los grandes  artistas a lo largo de la historia. Y la verdad, es que esos espejos, han sido grandes amigos y me han revelado muchos secretos. Algunos han sido más reveladores que otros, así que aquí les dejo -indiscreción mediante-, algunas de las verdades que estos cinco espejos supieron contarme.

1. El espejo testigo

Matrimonio Arnolfini, Jan Van Eyck, 1434. National Gallery, Londres
Matrimonio Arnolfini, Jan Van Eyck, 1434. National Gallery, Londres

Este espejo me contó, como un día frío pero luminoso de 1434,  fue testigo en la ciudad de Brujas, del matrimonio de Giovanni Arnolfini y Giovanna Cenami. El muy indiscreto, me reveló como un espejo puede ser un instrumento para plasmar una realidad con total precisión y exactitud, y al hacerlo, ampliar los límites de esa realidad pintada a través de la ilusión.

2. El espejo de la otra dimensión

Autorretrato, Parmigianino, 1524. Kunsthistorisches, Viena
Autorretrato, Parmigianino, 1524. Museo Kunsthistorisches, Viena

Este otro fue de los más locuaces. No dejaba de contarme atropelladamente, como había dejado sin habla a la corte del papa Clemente VII. Estaba encantado recordando como había dejado a todos pasmados, al convertirse en una burbuja convexa que creaba una dimensión alternativa para que allí dentro viviera su propio creador.

3. El espejo vanidoso (típicamente espejo)

Magdalena penitente, Georges de La Tour, 1640. Metropoltian Museum, Nueva York
Magdalena penitente, Georges de La Tour, 1640. Metropoltian Museum, Nueva York

Este espejo fue tan reflexivo y meditabundo, que pensé que había nacido para hacernos pensar. Me habló de lo transitorio de la vida y de como nos ensalzamos en cosas fugaces y prescindibles. Me recordó, que el espejo puede ser un vehículo para mirar más allá del reflejo físico, que él solito, es capaz de ayudarnos a mirar hacia adentro y preguntarle al alma como queremos vivir.

4. El espejo de la realidad

Bar del Folie Berger, Edouard Manet, 1882. Courtauld Institute, Londres
Bar del Folie Berger, Edouard Manet, 1882. Courtauld Institute, Londres

Este fue un espejo duro, porque me reveló como en aquel París mítico y maravilloso, en donde los cabarets eran espacios llenos de música, baile y champagne, no todo es lo que parece, ni lo que soñamos. Me reveló que la realidad siempre tiene muchas caras y que no siempre París fue una fiesta.

5. El espejo más espejo: tan bello como engañoso

Este maravilloso espejo me recordó  que todas las mujeres queremos vernos y sentirnos bellas cual diosas del Olimpo. Pero también me contó que la belleza engaña y que el reflejo de esa belleza que creemos poseer, no siempre es tan nítido ni tan claro, como deseamos.

Es de todas estas cosas que hablo a diario con el espejo, y estoy segura que uds. también lo hacen, porque al fin de cuentas, ese reflejo que nos devuelve todos los días no es solo conciencia, es también, la capacidad de reflexionar sobre el ser en todas sus dimensiones.

leer artículo