close

música

BlogLas revelaciones

En Uruguay no pasa nada…¿o sí?

Los uruguayos solemos regodearnos diciendo que acá no pasa nada, que estamos fuera del mundo, que la chatura y la medianía nos ha ganado la partida. Ni tanto ni tan poco, porque más allá de la auto-flagelación que caracteriza nuestro espíritu nacional, hay gente que  se esfuerza y trabaja, que arriesga y asume desafíos, demostrando -una vez más y a pesar de todo-, que existe un Uruguay que funciona. Solo hay que verlo…

Pongamos ejemplos. Hace unos pocos días y hasta el mes de noviembre, se inauguró en el Palacio Legislativo la 3a Bienal de Montevideo con curaduría del alemán Alfons Hug y de Jacqueline Lacasa como contraparte uruguaya. Es el único encuentro de arte contemporáneo internacional que se hace en Uruguay y más allá de resultados, juicios u opiniones, no se puede negar que organizar año a año el proyecto implica un esfuerzo y un trabajo inmenso. (http://www.bienaldemontevideo.com/)

sillon
Ambiente creado por Zaguán Muebles

En el día de ayer (6 de octubre) abrió sus puertas CASADECO, la primera feria de diseño, arquitectura, interiorismo y paisajismo de Uruguay. Un esfuerzo sobrehumano, que reúne en el gran salón circular de Kibon 50 propuestas de diseño en todas las áreas, mobiliario, luminarias, alfombras, telas, objetos, antigüedades, etc. Hay charlas, presentaciones, remates de obras de arte y todo acompañado con espacios gastronómicos repletos de buen gusto y originalidad. (http://www.casadeco.uy/)

Jardín colgante invertido, Rose Galfione.
Jardín colgante invertido de la Chocolatería Mariapasión, obra de Rose Galfione.

Mañana sábado 8 de octubre, en el espectacular espacio del MUMI (Museo de las Migraciones), se inaugura la 1a edición de la Feria de la Música del Uruguay. Otro gran esfuerzo que se propone crear un punto de encuentro para todos los que trabajan en el mundo de la música y que normalmente no vemos. Allí estarán los sellos discográficos, las salas de ensayo, los estudios de grabación, los luthieres, los productores, las casas de equipos, los técnicos en sonido, imagen, etc. Demás está decir, que habrá shows, espectáculos y mucha música. (http://www.feriadelamusica.com.uy/)

Escenografía de La Traviata, Teatro Municipal de Santiago (Chile)
La Traviata, escenografía del Teatro Municipal de Santiago (Chile)

Las tres ejemplos implican áreas diferentes de las artes; arte contemporáneo, diseño y producción musical. Los tres conviven al mismo tiempo y los tres son gratuitos. Ah y si quisiera podría seguir, porque hace unos días se estrenó La Traviata de Verdi en el Sodre con una puesta en escena de más de 200 artistas y en el atrio de la Intendencia se está desarrollando la 39a Feria del Libro.

Por lo que regreso al principio, ni tanto ni tan poco. Hay un Uruguay que funciona y solo por el esfuerzo y el profesionalismo con que toda esta gente quiere hacer las cosas, deberíamos  sentirnos obligados a ver este “otro” Uruguay. Es una realidad, existe.

leer artículo
Noticias

Jazz, arte e igualdad de género

 

Les cuento que el viernes 13 de mayo a las 18 hs, voy a participar de una mesa de debate sobre Arte e Igualdad de género en la Sala Delmira Agustini del Teatro Solís. El evento es organizado por el Jazz Tour junto con Unesco y consiste en un panel de diálogo sobre la participación de la mujer en el mundo de las artes y la cultura.

En la ocasión se presentará el Informe de Unesco sobre Igualdad de género: patrimonio y cultura y luego se abrirá el debate el que será moderado por la periodista y conductora Victoria Rodríguez.

Es con entrada libre y están todos invitados.

Participan:

Frederic Vacheron / Representante de Unesco frente al Mercosur Cultural

Emma Sanguinetti / Periodista cultural, docente y divulgadora

Susana Dominzain /Directora del Observatorio Universitario de Políticas culturales, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación -UDELAR

Mariana Percovich / Directora de Cultura de la Intendencia de Montevideo

Ernesto Donas / Músico y Director de la Escuela Universitaria de Música

María Noel Taranto / Cantante de Jazz

Laura Canoura / Compositora y cantante de música popular

 

leer artículo
BlogLas confesiones

Sin comienzo ni final

Sí, lo confieso amo mirar un obra de arte por encima de cualquier otra experiencia artística. No porque el arte sea superior a las otras formas de expresión -no es cuestión de jerarquías-, sino porque a diferencia de un libro, una película, una canción o una obra de teatro, el acto de contemplar implica un vínculo que no tiene comienzo, ni desarrollo y muchos menos fin. Uno ve y en ese mismo momento y sin aviso queda en loop y eso es divertido, emocionante, da vértigo, es más me animaría a decir que es lo más parecido a tocar el infinito.

Sé que me podrán objetar que un libro se puede releer, una película volver a ver o que un concierto se puede volver a escuchar y es cierto. Sin embargo por más que volvamos a ellos irremediablemente el argumento comenzará, seguirá su desarrollo y encontrará su desenlace aunque hayamos crecido, pensemos diferente o veamos el mundo de otra manera. La línea siempre va a ser una recta rumbo a un objetivo o como diría un matemático, de un punto a otro, indefectiblemente de A a B.

En cambio y solo por poner un ejemplo, Don Diego de Velázquez seguirá estando eternamente detenido con su pincel en la mano observándonos desde esa dimensión de misterio, mientras el barullo de meninas, enanos, perro y princesa revolotean a su alrededor, y el aposentador a sus espaldas entrando – o saliendo- de la habitación sin que podamos saber que es lo que allí se pintó. La línea es un gran bucle que gira sobre sí mismo o como diría un matemático, se desplaza de A a A.

Vivir en loop no es fácil porque demanda una dosis incalculable de energía, es vivir con la cabeza habitada por miles de imágenes que hablan y hacen mucho ruido, pero a cambio, nunca vas a estar solo, nunca te vas a aburrir y mejor aún, la diversión está asegurada sin día fijo, sin horario y con el secreto placer de saber que nunca va a terminar. Será por eso que cuando leo un libro, suelo contar las páginas que me quedan para terminar con una angustia que crece en relación proporcional al decrecimiento de hojas.

Sí lo confieso, vivo en loop porque el misterio de las historias pintadas, está en la capacidad para resistir a la certezas de un final con todo lo que tiene de realidad inamovible y saben regalarme un trozo de misterio que me niega la respuesta, me interroga, me guiña el ojo, me molesta … y así hasta el infinito.

leer artículo