close

madera

BlogLas revelaciones

Ellas también tienen calor o frío

Hace calor, mucho calor. El aire es irrespirable y la temperatura corporal no encuentra equilibrio. En el norte pasa lo contrario, hace mucho frío y al cuerpo también le cuesta acomodarse. Si a nosotros nos molesta, a las obras de arte les pasa lo mismo aunque sean objetos y no sujetos, aunque se pasen la vida inmóviles e inertes, aunque no hablen ni se rían ni se quejen.

Han sido pintadas en lienzos o en tablas de nogal, pino o cedro, han sido dibujadas en finos papeles y escritas en hermosos trozos de vitela. Pura materia orgánica -que al igual que nosotros- reacciona, se expande y se contrae, se seca y se humedece.

En junio de 2015 visitando los Uffizi de Florencia, en medio de la ola de calor más intensa del último siglo y medio-entre 40 y 42 grados y una sensación térmica de 45-, era inconcebible la temperatura y la humedad que había en la Sala Botticelli; aquella en la que están su famoso Nacimiento de Venus y su no menos célebre Alegoría de la Primavera. 

sala-botticelli-gente
Nueva Sala Botticelli del Museo de los Uffizi, octubre, 2016

Afortunadamente, desde octubre de 2016 la Sala Botticelli ha sido alcanzada por el proyecto Nuovi Uffizi, un proyecto que lleva más de diez años modernizando las salas del museo y ahora cuenta con una equilibrada climatización, luces de última generación y una nueva disposición que potencia el conocimiento y la contemplación. Botticelli nunca más tendrá calor…

Pero no lancemos campanas al vuelo, porque hasta los más perfectos sistemas fallan. Eso fue lo que sucedió la semana pasada en la Pinacoteca Brera de Milán, cuando los vientos helados y secos del Báltico que azotaron la ciudad provocaron un fallo en el sistema de control de las salas y la humedad descendió a límites de riesgo.

papel-en-el-medio-de-la-virgen
Detalle de la Palla Brera o Retablo de Montefeltro, Piero della Francesca, c.1452. Pinacoteca de Brera, Milán Italia.

Algunas de las piezas como el Cristo alla colonna del Bramante debieron ser retiradas y otras más de cuarenta fueron intervenidas allí mismo, como es el caso de una de las maravillas que conserva el museo, la espectacular Palla Brera o Palla de Montefeltro de Piero della Francesca.

papel-parte-superior
Detalle de la parte superior del retablo

 

 

washi-con-publico
Una espectadora observa las obras intervenidas por el frío.

Lo que sucede, es que si la temperatura y la humedad bajan bruscamente, las fibras de la madera se contraen o se expanden según el caso, empujan las superficies que hay sobre ellas y las capas de pinturas se craquelan, se resquebrajan y pueden llegar a desprenderse. Por eso, se les colocaron sobre las zonas en riesgo trozos de papel japonés, para que a manera de parches o vendas, sostengan las capas de pintura hasta que las fibras de la madera vuelvan a estabilizarse.

maestro-washi
Maestro de Washi trabajando durante el proceso de inmersión. El Washi, fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad en noviembre de 2014.

El papel japonés o Washi, es un tipo de papel elaborado a mano a partir de tres tipos de plantas -básicamente la morera papelera- aunque en ocasiones se combina con otras fibra como el cáñamo. Hay más de 90 tipos de Washi y ha sido milenariamente utilizado en algunas de las más hermosas artes japonesas como el Origami, el Shodo (la Caligrafía) y las estampas del Ukiyo-é. Sin olvidar esos deliciosos objetos tan japoneses como los parasoles, los abanicos, los farolitos o las puertas corredizas de sus minimalistas habitaciones.

paraguas-japones
Parasol japonés realizado con Washi
shodo
Caligrafía japonesa o Shodo.

El Washi es ligero, resistente y tiene una perfecta capacidad de absorción. Es una joya que tiene más de 1.300 años de antigüedad, se transmite de generación en generación y es uno de los materiales más preciados en los talleres de restauración. El Washi japonés viene salvando nuestras obras de arte desde hace mucho tiempo y hoy las está ayudando a soportar el frío…

Porque si nosotros la pasamos mal, ellas también….

 

leer artículo
BlogLa inspiración

Como un barco que navega…

Se dice por ahí que París es la ciudad luz, la ciudad de los enamorados, de la moda y la elegancia y hasta la ciudad de los escritores y los filósofos. En realidad es todo eso y muchas otras cosas más, pero para mí París, es la ciudad de los museos. No creo que exista una concentración tal de museos por metro cuadrado en el mundo y lo digo dejando fuera, todos aquellos espacios históricos que hoy también son considerados como tales.

Reloj de la fachada del Museo D'Orsay
Reloj de la fachada del Museo D’Orsay.

Es un hecho asombroso, o no tanto, si se toma en cuenta la historia de Francia y la vocación artística de sus reyes y gobernantes, lo que a la hora de cerrar cuentas a todos nos queda claro, que si uno quiere recorrer museos tiene que ir a París y tiene que trotar -como dirían los franceses- por sus interminables pasillos hasta quedar exhausto. Si no es hasta la extenuación, no vale.

En el Museo Pompidou frente a la obra de Sonia Delaunay.
En el Museo Pompidou frente a la obra de Sonia Delaunay.

Y eso fue lo que hicimos con el grupo de aventureros que me acompañaron en el último viaje; caminamos, caminamos y caminamos…por el histórico Louvre y por el maravilloso Museo D’Orsay que nos regaló los desplantes de Manet, la fruición de los reflejos impresionistas y el color apasionado de van Gogh.

En el Museo Cluny, frente a los Tapices de La Dama y el Unicornio.
En el Museo Cluny, frente a los Tapices de La Dama y el Unicornio.

Caminamos al sol de las catedrales de Monet en el Marmottan y de sus nenúfares en la Orangerie; caminamos por el siempre deslumbrante y atrevido Museo Pompidou y por el Rodin y por el Picasso y por las delicias medievales con forma de unicornio en el Cluny.

Sin embargo, como en París siempre hay algo nuevo, también caminamos por la imponente Fundación Louis Vuitton del gran Frank Gehry, que además estaba intervenida por el no menos famoso Daniel Buren, pionero en estas lides hoy tan usuales en el mundo.

Fundación Louis Vuitton, Frank Gehry, 2014
Fundación Louis Vuitton, Frank Gehry, 2014

La FLV es una edificio complejo de describir si no se recurre a la metáfora. Porque ¿como describir un edificio que es como una especie de monumental barco de luz que navega por el verde del Bois de Boulogne? ¿Como explicar la fragmentación de planos de sus formas, cuando éstas son como velas henchidas al viento, que se doblan y se transforman y se multiplican?

costado tipo torpedo

plano costado

planos de las terrazas

¿Como contarles la manera en la que esas velas se entrelazan unas con otras creando terrazas, las que a manera de cubiertas marinas, permiten caminar sobre un cielo de cristal dominado por el brillo del acero y el calor de la madera?

Hasta el Café es imperdible.
Hasta en la cafetería se navega en medio de los peces de Buren. Por cierto, imperdible el Kir Royal!!!

Simplemente, no es posible. Por eso creo que Frank Gehry más que un edificio construyó un edificio-idea en el que se experimenta la sensación del espacio de una manera asombrosa y deslumbrante. Construyó un edificio que navega, que se mece al ritmo de los árboles y nos regaló el privilegio de vivir y experimentar una metáfora.

leer artículo