close

emma

Noticias

Un sueño, un museo, un milagro

Hace apenas un año, en enero de 2020 cuando aún vivíamos en el mundo pre-pandémico, el gran escultor uruguayo Pablo Atchugarry estampaba su firma sobre una piedra que no era otra cosa más que un sueño: crear un museo para su colección de pintura y escultura latinoamericana. Su nombre: MACA (Museo de Arte Contemporáneo Americano). Su diseño y proyecto arquitectónico: Carlos Ott (nada menos!).

Pablo Atchugarry el 7 de enero de 2020 pronto para firmar la piedra fundamental

Pero como todos sabemos, poco tiempo después el mundo voló por los aires y todo aquello que antes era certeza dejó de serlo, salvo el sueño de Pablo. Es así, que superando todos los obstáculos que el virus que nos aqueja ha desatado, éste enero de 2021, hace apenas unos días, pudimos recorrer y caminar aquel sueño que hoy es más milagro que sueño, y que crece día a día para en enero de 2022 convertirse en realidad tangible.

De todos modos, me atrevería a decir que el museo ya es y sorprende; por su originalísimo y sensible diseño, por el uso exquisito en su estructura de nuestras maderas y por la sutil relación que construye su forma de sensuales ondulaciones con el entorno verde de los extensos jardines de la Fundación Atchugarry. Ese maravilloso parque que dominado por el gran lago y sus cipreses toscanos, despliega esculturas propias y ajenas, consiguiendo envolver el conjunto en un todo orgánico visual y sensible. Un universo en el que la naturaleza, la creación y el arte, son uno. Para mi gusto, el paraíso.

El MACA albergará la colección que hoy se exhibe en la fundación y que cuenta con piezas de primer nivel internacional como la gran esfera de Julio Le Parc, dos espectaculares piezas de María Freire y Costigliolo, una gran escultura de Wifredo Díaz Valdéz pero también están Torres García, Pavlovsky, Pareja, Iturria, Vik Muníz, Frank Stella, Louise Nevelson y muchos otros más. Obras que se recogen en una bella publicación que opera como catálogo del futuro museo y a la vez como registro de la creación del edificio, por lo que de paso nos regala los espectaculares dibujos de Carlos Ott, verdaderas obras de arte autónomas que desprenden esa inspirada soltura estética tan propia del trazo sintético de los arquitectos-artistas.

Hall de entrada de la Fundación Atchugarry con la “Esfera” de Julio de Parc
DIbujos del proyecto del MACA, Carlos Ott
Dibujos del proyecto del MACA, Carlos Ott

El recorrido fue un disfrute total porque contó con la sencillez -y el buen humor- que es rasgo distintivo de Pablo, pero también porque los Atchugarry son una familia que hace las cosas juntos y unidos y allí estaba la infatigable Silvana Neme, esposa de Pablo; Gastón y Mariana Atchugarry (hijos de Alejandro), él dirige la empresa constructora del proyecto, ella se encarga de la parte comercial; Federico Atchugarry (hijo de Marcos) ingeniero del proyecto y Piero Atchugarry (hijo de Pablo) que es galerista y se ocupa de los aspectos artísticos y logísticos de la colección. Un verdadero malón de Atchugarrys, que es continuidad generacional y que augura larga vida al compromiso de la familia con la cultura nacional.

Asimismo y tras la visita a la colección y a las obras, se presentó a los gestores del futuro museo; el arquitecto Leonardo Noguez será el director; el board consultivo estará integrado por Ángel Kalenberg, Jorge Helft, Renos Xippas, Piero Atchugarry y Emma Sanguinetti, mientras que Roberto Vivo será el Presidente de la Asociación de Amigos del MACA.

Pablo Atchugarry es un gran Maestro que ha alcanzado un nivel de madurez creativa y un reconocimiento fuera de fronteras inusual para nuestros artistas, pero por encima de todo Pablo es un sembrador y ama el Uruguay. Si hubiera querido, podría haberse quedado en Italia y mirarnos desde su éxito internacional, en cambio escogió sembrar, aquí, en su tierra. Primero fue el taller, luego la fundación, después la colección y ahora, este imponente museo, porque sus sueños son siembra y su generosidad cosecha de todos.

 

leer artículo
Noticias

Soñar: una película para despertar

El próximo viernes 11 de diciembre a las 22 y 30, después de Polémica en el Bar, se estrena en Canal 10 “Soñar: una película para despetar”. Se trata de un documental realizado por Viasono y producido por Mueca Films, que analiza nuestro comportamiento al dormir y en el que tuve el placer de participar.

Los que no la vieron la van a encontrar hasta el 31.12.20 en: soñarlapelicula.uy

Imagino que se estarán preguntando que relación puede tener el arte y los artistas con el  el sueño y la calidad de nuestro descanso. Les cuento; un día me llama Juan Ponce de León de Mueca -hermano de mi amigo Facundo-, para contarme que estaba produciendo una película sobre el sueño y querían sumar a los testimonios médicos y de figuras destacadas del medio como Diego Forlán y María Noel Ricceto, entre otros, un enfoque de tenor sensible en el que el tema se presentara a través de obras arte.

Tengo que reconocer que al principio, quedé un tanto sorprendida, pero a medida de que íbamos charlando con Juan sobre el tema, me di cuenta que el sueño y las formas en la que nuestros ciclos vitales actúan, había sido desde siempre un tema presente en el arte. Desde los griegos y sus mitos a las “lunas” de Cúneo, desde el sueño como vehículo de lo imposible en el surrealismo a la noche como espacio de diversión en las obras de Toulouse Lautrec. Fue así entonces, que me lancé a crear un guión que filmamos como si fuera una conferencia o charla, para que luego en la edición del material funcionara como hilo conductor temático.

Filmar con Mueca y la gente de Agencia Fé y Viasono fue una experiencia desafiante y provocadora, que disfruté a lo largo de todo el proceso, y lo fue, porque salir de la zona de confort es siempre un salto al vacío, así que espero que puedan ver la película y que la disfruten.

 

 

 

leer artículo
Noticias

Murales para Paysandú

Proyecto “Visión”, Jonathan Orona, Primer Premio

La semana pasada tuve el placer de participar como jurado en el concurso de pintura mural “Atreverse a soñar”. Se trató de una linda iniciativa impulsada por Paysandú Shopping&Terminal y la Intendencia del departamento, con la finalidad de darle sensibilidad y arte a los muros de la zona de andenes de la terminal de buses.

Se presentaron 17 proyectos, los que concursaron por tres premios -los tres en efectivo- y por supuesto, por la realización de la obra; el primer premio competía por un muro apaisado de más de 7 metros de largo, mientras que el segundo y tercero por sendas paredes de más de 3 metros.

El jurado estuvo integrado por el Sr. Luis Muxi por Paysandú Shopping&Terminal, la Sra. Carola Vásquez por la Intendencia de Paysandú, el Sr. Juan Castells y quien escribe. Más lo interesante es que fue mi primer jurado por Zoom, ya que dada las medidas sanitarias por la pandemia del Covid-19, no nos podíamos reunir de manera presencial. Fue una experiencia nueva y desafiante jurar las obras de manera digital y compartiendo pantalla con los integrantes.

“El porvenir”, Victoria Ferrazán, Segundo Premio

El Primer Premio le correspondió a Jonathan Orona con su proyecto “Visión” y el Segundo y Tercer Premio fueron para Victoria Ferrazán por “El porvenir” y “Mar de oportunidades” respectivamente. Les dejo las fotos de las obras ganadoras, con la esperanza de que propuestas similares sigan dando oportunidades a nuestros artistas y a la vez, que los muros de los espacios de gran circulación como las terminales de buses se conviertan en estímulo visual y reflexivo para los pasajeros que los transitan.

En hora buena!

 

leer artículo